Implante unitario

El implante unitario es un tratamiento muy recomendable para sustituir un diente extraido, ya que a diferencia de otros tratamientos como los puentes o los esqueleticos, tiene su propio apoyo.

El implante es una fijación de titanio que se coloca dentro del hueso maxilar y realiza la misma función que la raiz de un diente natural. Sobre esta raiz, se coloca una prótesis llamada corona que representará la parte visible del diente, y la que permitirá masticar con la misma fuerza que el diente extraido.

El material del implante es de titanio ya que muchos estudios han demostrado que es un material biocompatible. La superficie de titanio se graba con un ácido, para así conseguir un mayor crecimiento de las células óseas alrededor del implante, logrando una oseointegración y que dará una gran estabilidad de este en el hueso maxilar.

¿En que consiste el tratamiento?

Dependiendo de la situación del paciente, el tratamiento puede ser más o menos rápido. Todos los casos deben personalizarse al máximo. Pero podemos resumir unos pasos comunes en todo el proceso:

  1. Exploración y elaboración del plan de tratamiento.
  2. Cirugía - Primera fase, colocación de los implantes.
  3. Control de los implantes.
  4. Cirugía - Segunda fase, conexion de los implantes
  5. Controles periódicos y mantenimiento.